El Huracán Irma, una de las tormentas de categoría 5 más fuertes registradas, azotó a las islas del Caribe el 5-7 de septiembre, antes de dirigirse a la Florida el 10 de septiembre. A pesar del cambio del curso de la tormenta, al pasar al norte de Puerto Rico, los residentes de la isla sufrieron severas inundaciones, fuertes vientos continuos y árboles caídos que bloquearon vías y daños a edificios. Se estima que dos tercios de la población se quedó sin luz y aproximadamente 56.000 residentes no tuvieron acceso al agua potable.

Mientras que la isla todavía se recuperaba del Huracán Irma, otra tormenta de categoría 5, el Huracán María, azotó Puerto Rico a partir del 20 de septiembre y devastó aún más esta isla. En un solo día, el huracán María arrojó casi 40 pulgadas de lluvia sobre Puerto Rico, dejando a toda la población de 3.4 millones sin electricidad. Los pronósticos estiman que podría tomar  meses para que la electricidad sea restaurada; 95% de la isla está aún sin electricidad, dos semanas después de la tormenta. El acceso a los alimentos, agua, gasolina y dinero en efectivo sigue siendo sumamente limitado y la distribución de los mismos se ve complicada por vías dañadas y comunicaciones deficientes. El número de muertos confirmados asciende a 34.

The Resource Foundation (TRF) unirá con socios locales en Puerto Rico para evaluar las necesidades e identificar áreas en las que podamos colaborar eficazmente en las comunidades afectadas. Cada dólar hace la diferencia, y sus donaciones serán cruciales para ayudar a la gente de Puerto Rico a recuperarse y reconstruirse en los próximos meses.

Haga clic aquí para donar a los esfuerzos de asistencia humanitaria en Puerto Rico.

 

Foto: “170921-A-JG703-080” por U.S. Department of Defense